10 consejos para circular con viento

10 consejos para circular con viento

Mucho se está hablando este invierno de la nieve, que ha llegado a paralizar medio país, obligando a cortar carreteras. Sin embargo, uno de los fenómenos meteorológicos de esta época y a la que damos menos importancia es el viento. Por eso, desde nuestro blog de desguaces online queremos darte algunos consejos a tener en cuenta para cuando vamos por la carretera y nos toca circular con viento. Puede llegar a ser igual de incómodo que hacerlo con lluvia, y mucho más peligroso cuando ambos fenómenos se juntan. Aquí van esos consejos:

1. Reduce la velocidad

Es lo primero que debemos hacer. Da igual cuál sea la dirección del viento. Reducir la velocidad cuando no tenemos más remedio que circular con viento es la primera medida que debemos tomar. Esto permitirá que el vehículo agarre mejor al asfalto. Una velocidad elevada puede suponer que en caso de que nos sorprenda una ráfaga de viento nos desvíe aún más de nuestra trayectoria.

2. ¿Cuál es la dirección del viento?

Detectar la dirección del viento nos permitirá saber cómo actuar. En caso de ser lateral, deberemos realizar una pequeña presión sobre el volante hacia el lado contrario para contrarrestar la fuerza del viento.

3. Cuidado al adelantar

También debemos estar preparados cuando pasemos por valles o túneles o cuando estemos realizando un adelantamiento a un camión porque a la salida de la protección nos encontraremos una ráfaga de viento. En ese momento hay que sujetar el volante con más fuerza. En el caso de los adelantamientos, si el viento es desde la izquierda, nos empujará hacia el otro vehículo mientras estamos adelantando. Y si es por el lado derecho, nos sorprenderá justo al acabar de adelantar.

3. Viento cambiante

Lo anterior puede que nos sirva de poco si el viento va cambiando la dirección. En ese caso debemos estar más atentos e ir cambiando la presión en el volante en función de la dirección cambiante del viento.

4. Objetos en la calzada

Siempre hay que conducir con los cinco sentidos puestos en la carretera, pero si hay que circular con viento, debemos poner más atención aún porque podemos encontrarnos algunos objetos en mitad de la calzada que hayan llegado arrastrados por el viento. Plásticos, cajas, algún objeto caído de algún camión…

5. Desprendimientos

Otra cosa que nos podemos encontrar en las carreteras es restos de tierra o rocas, producto de algún desprendimiento que haya tenido lugar en los márgenes de la vía por culpa del viento.

6. Pavimento resbaladizo

No es necesario que llueva o nieve para que el pavimento esté resbaladizo. El viento arrastra arenilla y hojas de los árboles, que en muchas ocasiones pueden hacernos perder adherencia al asfalto.

7. Circula por el centro de tu carril

Si vas por el centro de tu carril, tendrás más margen de error si nos sorprende una ráfaga de viento. Nos moverá unos centímetros, pero tiene que ser muy fuerte para que nos haga salirnos del carril.

8. ¿Qué coche llevas?

Los vehículos que más sufren las consecuencias del viento son los que tienen una altura mayor. Los monovolúmenes que están tan de moda son uno de los tipos de vehículos que más acusan los efectos negativos de circular con viento.

9. Distribuye la carga por todo el vehículo

Si el maletero va muy cargado y sólo va en el vehículo el conductor, el coche tenderá a irse de atrás ante una ráfaga de viento. Por eso es recomendable, en la medida de lo posible, repartir la carga para equilibrar el peso.

10. Mantenimiento de los neumáticos

Ya hemos mencionado en otros artículos la importancia de tener un adecuado mantenimiento de los neumáticos. En el caso de circular con viento, también se convierten en un elemento fundamental, pues son los que nos ayudarán a tener una mayor adherencia a la carretera.

Como siempre, esperamos que te sean de utilidad estos consejos que damos desde nuestros desguaces online.